jueves, 16 de diciembre de 2010

Mundos paralelos: ¿convivencia posible?

Hace unos días viendo unas noticias, me encontré con otro de esos nombres que hacen alusión al artefacto de mediación de aprendizaje: el r-learning. Se trata del aprendizaje con la asistencia de robots. La experiencia se está realizando en korea del norte y ha tenido repercusiones positivas para los estudiantes de cursos de inglés: los niños sienten que el robots es su amigo y mejoran su capacidad de concentración en las clases.

Otro material que nos llamó la atención fue un vídeo en el que se muestra el uso de herramientas de realidad aumentada en el aula de clases.


Nos planteamos entonces las inmensas diferencias en las estructuras cognitivas entre los niños, jóvenes y maestros que tienen esas experiencias y los que apenas tienen la posibilidad de imaginárselas, ¿llegarán a construir este conocimiento sin la muestra del modelo 3D ?¿Cuáles serán las diferencias entre los que solo cuentan con su imaginación y los que tienen el modelo ante los ojos? ¿Cómo repercutirá en la capacidad de razonamiento abstracto y la percepción de relaciones espaciales?.

Al ver estas maravillas de la tecnología pensaba en los miles de niños y de personas que viven en condiciones precarias, en los que la vida gira en torno a conseguir como mantenerse con vida ese día, y que no por carecer de herramientas de conexión a la web dejan de ser personas. O en los muchos grupos de conglomerados sociales con sus normas, tradiciones y principios que se relacionan, luchan por mejorar o por mantener su "status quo".

Pensaba también en los niños y maestros que han tenido cursos y oportunidades de conocer cómo podrían mejorar sus trabajos y sus tareas de formación con el uso de herramientas TIC, pero que NO DISPONEN ni siquiera de un ordenador con buena capacidad de funcionamiento ni efectiva conectividad a la web.

Otro grupo que igualmente pasó por mi mente fueron todos aquellos que aunque no disponen de herramientas de realidad aumentada para el aprendizaje, poseen un ordenador portátil de última generación que lo pueden llevar a sus aulas en las que disponen de alta velocidad de conexión a internet o poseen un móvil con muchas aplicaciones de conexión a la web, a las redes sociales y desde donde reciben noticias, alertas de novedades en los temas de estudio que previamente han seleccionado, pueden enviar un post a sus blogs o al blog del curso, compartir imágenes, reproducir vídeos (m-learning).

¿Es posible que se complementen unos con otros con sus diversas experiencias? ¿Es posible que convivan en las mismas personas las distintas realidades que se forman según la apropiación que se haga de la tecnología disponible?

Los jugadores habituales de videojuegos creo que poseen esa facilidad de pasar de unos entornos "virtuales", mágicos y llenos de mil posibilidades de acciones a aquellos ambientes como la casa de los abuelos en el campo, no sin ciertas resistencias.

El reto para todos es poder ser tolerantes con los que viven en "sus mundos distintos" con sus bondades y limitaciones. En la actualidad la brecha digital se hace sentir y es exclusiva dejando por fuera a los que no tienen acceso a los artefactos tecnológicos, pero también ofrece muchas oportunidades para la inclusión social. Ojalá muchos de nosotros podamos contribuir a esto último.

Saludos y hasta la próxima